• Joaquin Morales

Por una España Digital - Javier Rodriguez Zapatero

Introducción: Javier Rodriguez Zapatero es presidente ejecutivo de la escuela de negocios ISDI y previamente fue director general de Google en España, Portugal y Oriente Medio.

El libro está publicado por la editorial Deusto, la primera edición es de 2020 y tiene 174 páginas.

¿Cómo está estructurado el libro? Consta de una introducción donde el autor explica los motivos por los que España debe reinventarse y realiza el desarrollo de las oportunidades a través de 7 capítulos de una longitud homogénea.

¿Qué nos puede aportar este libro? Nos aporta una información muy relevante y precisa sobre la situación actual de España, qué puede suceder si no hacemos nada y la receta sobre cómo podemos explotar nuestro potencial a través de 7 pilares. La situación de partida no es buena pero estamos a tiempo para poder convertirnos en una potencia del siglo XXI.

¿Cuáles son los mensajes más importantes? España necesita reinventarse. El paro de larga duración dobla la tasa Europea y se está convirtiendo en estructural. La generación más numerosa (baby boomers) pasará a jubilarse en pocos años por lo que el sistema de pensiones se pondrá en riesgo unido a que en los últimos años hemos asistido una fuga de talento español al extranjero en busca de las oportunidades que no han podido encontrar aquí.

La estructura económica muestra signos de agotamiento con una fuerte dependencia de un turismo en crecimiento moderado. Los precios de las viviendas continúan en ascenso lo que dificulta el acceso de las jóvenes familias.

Todos estos factores en una era digital hacen que la innovación sea una vía imprescindible. Esta innovación que necesita España viene soportada bajo 7 segmentos:


1. Las autopistas de Internet: El primer paso para la construcción de una sociedad digital es disponer de una conexión impecable. La ONU ya ha declarado el acceso a internet como un derecho humano, y en nuestro caso internet se presenta como un eje vertebrador para la ciudadanía, puesto que la red nos permite hacer prácticamente de todo (estudiar, buscar trabajo, etc). El efecto democratizador de la red es uno de los mayores logros de internet (sin minusvalorar los gigantes que existen que pueden amenazarla), así como la acción catalizadora que tiene sobre el desarrollo, del mismo modo que en el pasado supusieron las creaciones de redes de autopistas o ferroviarias.

En países como Corea del Sur disponen de conexión wifi abierta y gratuita para todo el país, y Suecia subvenciona las infraestructuras para garantizar el servicio universal. La calidad de la red debe ser de 1 Gb/segundo y España debería aportar los fondos para asegurar que todo el territorio tiene una conexión de alta calidad.

A partir de ahí, con esa base el siguiente paso debe ser desarrollar soluciones de inteligencia artificial que permitan la creación de hubs de interconexión para poder realizar análisis globales, impulsar la especialización dentro de la Administración Pública para disponer de información avanzada en temas como sanidad o educación, y crear una agencia de inteligencia artificial que coordine los avances de ésta tanto en sectores públicos como privados.

Otras tecnologías como blockchain, impresión 3D, IoT o computación cuántica son fundamentales para nuestro desarrollo, y solamente podrán desarrollarse si disponemos de las infraestructuras adecuadas.


2. Un pacto por la educación: España tiene el record de reformas educativas durante las últimas décadas; dichas reformas han obedecido más a intereses políticos que a una creencia en que la educación es la base de nuestro futuro. De hecho y aunque todos pensamos que la educación es importante, no entra dentro de las 10 principales preocupaciones de los españoles.

Los resultados de abandono escolar que obtenemos son de los peores de Europa, y seguimos con un modelo adecuado para las primeras revoluciones industriales, pero que no consigue desarrollar y adaptar el talento para las necesidades del siglo XXI. Las universidades también tienen metodologías obsoletas, así como una profesión endogámica que dificulta la conexión con la realidad empresarial.

Si nos fijamos en los mejores en su clase podemos ver como en Finlandia, Corea, Japón o Singapur siguen modelos de educación basados más en competencias que en conocimientos con enfoques colaborativos y basados en la equidad. Tal vez nuestro principal obstáculo y diferencia con estos países punteros pueda ser un profesorado poco reconocido, valorado y motivado.


3. El entorno emprendedor: Culturalmente tenemos varios retos que superar en España; aunque en descenso, una cifra significativa de jóvenes aspiran a convertirse en funcionarios buscando la seguridad laboral que en otros sitios puede ser más difícil. Sin embargo hay una parte cada vez mayor cuyo objetivo es emprender su propio negocio.

Por otra parte la figura del emprendedor que en otros países está socialmente muy valorada, en España está estigmatizada por ciertos sectores de la sociedad que identifican al emprendedor con el opresor y avaro que podría poseer negocios en el pasado. Tampoco existe una formación específica y en universidades y colegios no se dedica suficiente atención a una figura que será cada vez más relevante en una sociedad digital.

Aunque las cifras de financiación están en aumento ocupamos un lugar muy bajo en cuanto las cifras de inversión que se obtienen en otros lugares (liderados por Silicon Valley). Sin duda todos estos aspectos debemos modificarlos para ser competitivos en el futuro y no depender tanto del turismo y construcción.


4. El papel de la administración. Aunque la administración española ha dado algunos pasos en su digitalización , estamos muy lejos de alcanzar a otros referentes europeos (por ejemplo en Estonia salvo casarse, divorciarse o comprar un inmueble, el resto de trámites se pueden realizar sin estar presente). Sistemas como el judicial necesitan urgentemente optimizarse mediante la digitalización. Es importante no entender la digitalización como hacer por ordenador lo que antes se hacía en papel sino utilizar la tecnología para hacer más cosas y de mejor manera.

El catedrático Carles Ramión propone una revolución administrativa basada en 5 ejes:


  • Transparencia económica que haga más atractivas a las administraciones

  • Diseño de un modelo de acceso basado en la meritocracia

  • Cambiar la política de recursos humano para laboralizar a todos los profesionales (y que no sea necesario un blindaje).

  • Creación de una visión institucional que permita proteger el talento

  • Disponer de un modelo de inteligencia institucional para solventar la falta de información.


5. Un modelo económico basado en la I+D+i: Las economías más poderosas en los próximos años serán las de los países emergentes, y para seguir siendo competitivos el gran reto en convertirnos en un país puntero en innovación que haga una gran apuesta presupuestaria (de la que actualmente estamos muy lejos) y que se logre una vinculación real entre universidades y empresas creando una cultura en la que prime el liderazgo.

6. Transformación digital o muerte de la empresa: El futuro de las empresas será digital o no será. El reto que hay por delante es inmenso puesto que España es un país de empresas pequeñas que tienen un estado de digitalización muy atrasado. El cambio cultural en las empresas así como una óptima gestión del talento son los temas prioritarios para tener éxito en la transformación.

7. Los políticos y el poder de la legislación: Históricamente la legislación y las leyes impuestas siempre han sido posteriores al progreso, sin embargo en el entorno en el que nos encontramos es necesario crear un marco legal que permita un desarrollo tecnológico exponencial, que no frene las innovaciones, que apoye la transformación digital de las empresas y que además de ser facilitador ofrezca garantías al mercado, industria y ciudadanos. Parece necesario un replanteamiento de nuestro sistema político y tenemos el espejo de Estonia donde mirarnos (se tarda 18 minutos en crear una empresa).

¿Cómo es la lectura? El lenguaje cercano, y el esfuerzo del autor por explicar los conceptos muy claramente influyen en una lectura muy agradable incluso para personas que no estén familiarizadas con la tecnología. Aporta además muchísimos recursos (por supuesto todos digitales) para poder ampliar información sobre cualquiera de los aspectos que desarrolla en el libro.

¿Por qué debería leer este libro? Para cualquier persona que tenga inquietud por las nuevas tecnologías es recomendable; si además tenemos interés por conocer las vías mediante las que España, e incluso nosotros como profesionales, podemos conseguir un desarrollo óptimo, el libro es más que recomendable